Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/128

Esta página ha sido corregida


XVII. LA MATANZA DEL TEMPLO MAYOR.

Nuevamente aquí la historia hispanista, la de “la batalla de la noche triste”, cambia la versión histórica para salvar a Cortés y lavarle las manos machadas de sangre y de su pedestre voracidad por la riqueza indebida. La historia de los vencedores ha presentado a Hernán Cortés, pese a las evidencias históricas, comenzando con sus propias Cartas de Relación, como un hombre valiente, honorable y justo. Fundamento del nuevo mundo que heroicamente vino a crear y padre del país criollo en el que viven excluidos hoy los anahuacas.

Cortés desde esta perspectiva es el símbolo del extranjero que viene a estas tierras a “traer la civilización, la religión y el progreso”. El “conquistador” es aquél que lucha por “mejorar y salvar” a los nativos de su equivocada y atávica forma de vivir, sentir y pensar. El “conquistador” es el símbolo de lo “humano” que se enfrenta a lo primitivo, retrógrado y aberrante, que se resiste tercamente a la cristianización, la civilización, la modernidad, el progreso, el desarrollo, el neoliberalismo y la globalización.

128