Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/100

Esta página ha sido corregida


se opone. Convence Cortés a las autoridades de tlaxcaltecas: Xicoténcatl Huehue (el viejo), Maxixcatzin, Citlalpopocatzin, Hueyolotzin y es recibido en Tlaxcala como aliado en contra de sus enemigos los mexicas. Es importante subrayar la actitud del joven Xicoténcatl Axayacatzin (labios de jicote y carita de agua), que representa el sentir de una gran parte de los anahuacas, de dudar y no creer, por sus acciones, que Cortés y sus filibusteros eran los representantes de Quetzalcóatl. Xicoténcatl fue enemigo siempre de los invasores y tuvo que acatar las disposiciones del Tlatócan Tlaxcalteca, de hacer las paces y unirse a los invasores. Sin embargo, más tarde no quiso formar parte del formidable ejército que se organizaba para caer sobre Tenochtitlán, motivo por el cual Cortés lo mandó ahorcar el 12 de mayo de 1521.

La verdad es que se ha creado un mito por las mentes fantasiosas de los apologistas hispanos de la conquista, sobre la invencibilidad de los españoles, sus caballos, sus cañones y sus poderosas armaduras. Totalmente falso. Los guerreros anahuacas, aunque no tenían como práctica guerrera el matar, eran muy diestros y capacitados en el manejo de sus armas, toda vez que ellos si formaban ejércitos disciplinados y

entrenados.

100