Página:La gruta del silencio.djvu/79

Esta página ha sido corregida




A LA HERMANA BUENA


Tú que tienes los ojos azules de tristeza
Dame tu santa paz de hermana buena
Con tus manos benignas como abuelas

Conjura los tormentos que me ahogan,
Pon un dulce jemido de paloma
En el aburrimiento de mis horas.

Bésame larga i silenciosamente
Con un amor de estrella. Oh! sí, bésame
Porque tu adolescencia me serene.

Mira como mi libro entrecerrado finje
Las manos juntas de una casta virjen
En la actitud de un rezo suave i triste.