Página:La gruta del silencio.djvu/73

Esta página ha sido corregida




EL POEMA PARA MI HIJA

Hija, tú que eres un retoño de mi vida
Tú que eres una continuación de mí mismo,
De mi silencio i de mi melancolía;
Tú que tienes la dulzura de lirio
De tu madre, mírame largamente
Con tus ojitos llenos de alborada,
Llenos de una tristeza que se presiente
Porque el talento es una gran desgracia.

¿Qué quieres que te diga
Cuando abres el interrogativo de tu mirada?
¿Quieres saber algo de tu vida
I por qué de repente te has encontrado aquí?
Tú eres una refundición de ella i de mí,
Tú eres el retrato i la firma de nuestro amor,
Tú tienes de los dos: