Página:La gruta del silencio.djvu/46

Esta página ha sido corregida

44 VICENTE GARCÍA HUIDOBRO FERNANDEZ

  Curvando el cuerpo un niño se restrega los ojos,
Con su pañuelo el cura asea los anteojos
i sepulta una mano en su eterno bolsillo.

  Apedrean el aire los golpes de un herrero
mientras mancha el silencio del poblacho amarillo
la risa de los tarros de un carretón lechero.