Página:La gruta del silencio.djvu/36

Esta página ha sido corregida

34 VICENTE GARCÍA HUIDOBRO FERNÁNDEZ

  Seguir por los largos caminos dormidos
Con la honda tristeza de un circo ambulante.
 
  Solo, siempre solo por la crueldad del frío,
Lleno de inquietudes, lleno de temor.
Solo, solo, con pena, con hambre i hastío
Como un huerfanito sin hermana mayor.
 
  El mar i los cielos siempre pensativos
En una eterna madrigalizacion,
Levantan los pinos sus admirativos,
Los cipreses se inclinan tristes, esquivos
Como en misa las viejas en la elevación.
 
  En la melancolía de los paisajes
El arroyo claro su sonrisa avanza,
I la sombra de los sauces borda encajes
En el agua mansa.
 
  Se aleja una cadena de montes milenarios
Como una caravana larga de dromedarios
I una montaña blanca que en el silencio vela
En el paisaje pone su castidad de abuela.