Página:La gruta del silencio.djvu/23

Esta página ha sido corregida

— XXI —

sos, bien imajinados i mejor sentidos, i en la mayoría de los casos resaltan amaneramientos imposibles i un afán por hacer del verso algo incoherente, que no sólo está fuera de toda preceptiva sino que también se aleja de la mas elemental noción de la armonía. Ademas, debemos reprocharle sus prosaísmos incorrejibles: imájenes de pésimo gusto, rimas barbaras, trasposiciones violentas o fragmentos intercalados de versos franceses, recurso de que se ha valido para integrar un verso castellano; esto es de mal gusto, pues o se trascribe un verso íntegro en medio de un poema como lo ha hecho Rubén Darío o, de lo contrario, se espone el autor a romper la armonía de una estrofa con la disonancia de un fragmento de verso en francés que no sólo sacrifica la medida del poema sino que destroza también la rima.

Sin embargo, como estos defectos son hijos de la propia juventud del poeta, esperamos que, a medida que en la fresca jestación de