Página:La Atlantida (1886).djvu/213

Esta página ha sido corregida


CANTO OCTAVO


EL HUNDIMIENTO


 Las aguas se enseñorean de las alturas, y se desposan para siempre las olas del mar del Norte con las del Sur, las de Occidente con las del Mediterráneo. Aproxímase Hércules al muro de Gades, Gerión, después de tomar sus hombros á Hesperis, derrumba sobre él un gran roca. El héroe reaparece y da muerte al traidor. Nace el árbol drago, que llora sangre junto á su sepulcro. Hesperis, desde la cima de un peñasco, despídese tristemente de la tierra que se hunde, y cae en fantaseador delirio. Alcides arriba al promontorio, mata al gigante Anteo, y, armado de su cadáver, acomete y extirpa la casta de la Arpías, Gorgonas y Estinfálidas.


 Mas ya, arrebatados por los rayos y las olas, salían los girones y la raigambre del Calpe si anchuroso espacio, en esquinados bloques y en témpanos que llenaran sus cóncavos, á contemplar la hermosa luz nunca vista por ellos.