Página:La Atlantida (1886).djvu/133

Esta página ha sido corregida
133
IV — GIBRALTAR ABIERTO

Y los hoy mal avenidos fragmentos en que se parta, enlazados por los nietos de Hesperis, me volverán á amar, como yunta de toros que el boyero desunce para mejor poderlos emparejar á la vejez.—


Así dice Jehová; y, por entre los soles de su corona, su faz ha visto Alcides, cual lejano relámpago en medio de cielo que, anubarrado y lóbrego, truena y fulmina, y casi da en tierra, como árbol pasado del rayo.


Mas, enardecido de súbito, merced á una centella que, de sus ojos desprendida, le transmitió el Altísimo, desciende, cual desgajado peñasco, al espirante mundo, grumo de tierra y agua en hervoroso caos.


La Atlantida (1886) pag.181.jpg