Página:La Atlantida (1886).djvu/115

Esta página ha sido corregida


CANTO CUARTO


GIBRALTAR ABIERTO


Impelido el héroe por fuerza sobrehumana, vuelve las espaldas á sus enemigos. Planta cerca de Gades el tallo del naranjo. Sube al Calpe, monte que, cabecera de la Atlántida unía Africa con Europa. Al partirlo con su clava, advierte que el Exterminador es quien gobierna su brazo. El Angel, airado, le muestra el combate de los elementos contra la gran víctima. Su grito de venganza. En el fondo de los altos cielos, el Omnipotente condena á la Atlántida á ser borrada del mundo; y á éste, desmenuzado en continentes. Hércules penetra, junto con el mar, en la tierra condenada.


Mas ya de las centellas que por ellos vagan, la más hermosa é inspiradora envían los cielos á la frente del héroe; cual de floridas ramas, do el pardillo se mece, despréndese una flor que hermana de los astros ser pudiera.