Página:Gesta - Alberto Ghiraldo.pdf/133

Esta página ha sido validada


GESTOS
I

¡Q

ué! ¿no lo habíais pensado? Ese hombre que apoya vuestro pedido, que os promete serviros, pero que contesta arrastrando las palabras que salen de sus labios, tristes, melancólicamente, como de un abismo, frías y cansadas—ese hombre, á quien envidiáis por su talento y por su actuación en la vida, que tiene mujer hermosa y es padre de hijos sanos—mientras lo interrogais y os contesta, medita el suicidio y os compadece.