Página:Gesta - Alberto Ghiraldo.pdf/113

Esta página ha sido validada


NOX-DOLOROSA
á Prudencia Plaza

¡Q

UÉ horror! Siento una pesadez inmensa en el espíritu y en el cerebro. Una especie de inconsciencia se apodera de mi ser íntimo, al mismo tiempo que el cuerpo es sacudido por convulsiones nerviosas. Algo así deben sentir los desesperados y los locos.

Soy una máquina. No pienso; no podría hacerlo por más que me esforzara. No pienso: ejecuto.

Doblado sobre el bloc, escribo y escribo como un autómata.

Digo de cosas del día, mientras resu-