Página:Francisco de Sales Mayo - Diccionario gitano (1867).djvu/85

Esta página ha sido corregida


CAPITULO X.

DE LA FORMACION DE LAS PALABRAS.


71. En todos los idiomas hay un cierto número de partículas que, antepuestas ó pospuestas á las palabras primitivas ó raíces, constituyen otras palabras de significacion modificada ó diferente. Cada una de esas partículas expresa una idea accesoria, y conocida esta idea, es fácil descubrir la nueva forma que adquiere la raíz original.

72. Las partículas prefijas ó iniciales del caló pueden reducirse á tres principales, bien caracterizadas: es, ne, pas.

73. Es, des ó de, expresa privacion, separacion, dispersion; corresponde en un todo á su análoga en castellano:

Pandar, atar; espandar, desatar.

Terciar, tener; deterelar, detener.

74. Ne indica oposicion, negacion:

Abelar, poseer; nabelar, carecer.

Baró, grande; nebaró, reducido, pequeño.

75. Pas significa reduccion, inferioridad en la cualidad ó manera de ser; es la contraccion de la palabra paque, que quiere decir medio, mitad:

Batú, padre; pasbatú, padrastro.

Beschí, isla; pasbeschí península.

Chibé, día; paschibé, mediodía.

Pilé, borracho; paspilé, achispado.

76. Las partículas finales ó terininaciones son aún más definidas y generales que las prefijas, y ellas constituyen, por decirlo así, la clave del lenguaje, puesto que sirven para formar todas las palabras derivadas de cada raíz primera. Sin las modificaciones de pronunciacion se reducen propiamente á cinco: ró, arí, oy, ipen, elar.