Página:Francisco de Sales Mayo - Diccionario gitano (1867).djvu/50

Esta página ha sido corregida


mente, plantando sus tiendas ó los toldos de sus carromatos en la vecindad de algun bosque, no lejos de las pequeñas poblaciones.

Las gitanas dicen la buenaventura y venden filtros de amor; y la crónica de los tribunales revela de cuando en cuando asesinatos de amantes ó maridos por mujeres celosas, demasiado confiadas en las sugestiones de esas astutas hechiceras, que lo mismo encuentran creyentes entre las personas de alto rango de la moderna Inglaterra, que encontraban entre las principales de la antigua España.

Otro tanto puede decirse de los gitanos de Italia y Francia, sólo que en este último punto, donde la gran revolucion de 1789 fué más especialmente fecunda en igualdad que en libertad, apenas existen visiblemente los gitanos.

En Francia, donde no se conoce ódio ni antipatía propiamente dicha de raza, religion ni lenguaje; donde el extranjero no infunde extrañeza; donde católico, protestante, israelita ó mahometano alternan y se casan sin repugnancia ni traba legal ó social; donde todos los dialectos y todos los idiomas se hacen calle con un poco de plata que los ayude..... ¿cómo habia de poder subsistir el gitano ni dejar de quebrantar la lirí es calés, la ley de vivir con los suyos y para los suyos?

En España, donde no se han arraigado esos principios, será más lenta y difícil la asimilacion del gitano con las demás castas. Sin embargo, de los cincuenta ó sesenta mil que, segun algunos estadistas, existen al presente, cada dia van afluyendo más y más á las grandes poblaciones, cada vez abundan más en Sevilla, Cádiz, Málaga, Granada, Córdoba, Ciudad-Real, Madrid, Murcia, Valencia, Barcelona, Pamplona, Valladolid y Badajoz.

En el Alto Aragon algunos viven todavia en cue-