Página:Francisco de Sales Mayo - Diccionario gitano (1867).djvu/35

Esta página ha sido corregida


No hay datos precisos para afirmarlo, aunque sí haya circunstancias vehementes para presumirlo. Tal vez en su orígen fué celo religioso sólo lo que posteriormente pudo ser además interés político.

En efecto, durante todo el siglo XV el pueblo gitano es considerado como un pueblo extranjero, sí, pero no perseguido sin embargo. Las crónicas alemanas, italianas y españolas hacen mencion de los jefes que dirigian sus hordas, y de la proteccion que encontraban de los soberanos en cuyos territorios paraban ya de asiento, ya de tránsito. El rey Zindelo, los duques Miguel, Andrés, Manuel, el conde Juan y el noble caballero Pedro, el Jefe Tomás Polgar, que en 1496 prestó auxilio contra el Turco al obispo Segismundo..... todas estas denominaciones indican que la raza gitana alternaba con cierta reputacion entre las razas europeas.

De repente comienza la desconfianza. Los jueces levantan procesos en que se oyen deposiciones extrañas. Un gitano ha llevado cartas al campo musulman ó ha descubierto al enemigo cosas importantes de la guerra..... Otro ha robado las caballerías ó las aves de un corral..... Otro ha incendiado una granja..... Otro ha hecho mal de ojo á toda una aldea y se ha declarado la peste en ella..... Otro ha asesinado á un viajero solitario, y ha desaparecido el cadáver comido por los gitanos en medio de una selva..... Otro ha echado veneno en el comedero de una piara de cerdos, que han muerto todos, y cuyos cuerpos, cási corruptos, han sido devorados luego por los envenenadores.....

Después hay testigos que dicen que los gitanos tienen pacto con el diablo; que maldicen de Dios y de sus santos; que echan sortilegios; que ejercen la mágica negra; que, al resplandor confuso de las chispas de la fragua en una cueva, se ha visto allá en el fondo un pájaro ceniciento de rara forma revolotear al-