Página:Fábulas de Fedro.djvu/9

Esta página ha sido corregida


memoria a Fedro: Itaque multa ab eo prudènter disputâta, multa etîam breviter, & commodè dicta, memoriæ mandabam. Cic. de Amic. i. Este cuidado, que en sus tiernos años tenia Ciceron de aprender de memoria las lecciones que le daba Scévola, es prueba de que cualquiera niño que haga otro tanto con Fedro, hallará en el mismo Fedro un Sábio de Scévola. Si Ciceron hubiera alcanzado las obras de nuestro Fedro, bien hubiera podido decir de él, lo que dijo del otro Fedro su maestro; Phædro nihil elegantîús, nihil humanitûs; de Nat. Deor. 1. i. 33. Tambien Fam. 13. i. vuelve á hacer memoria de lo que habia estimado á su Fedro desde niño: Cùm puêri essèmus. Nuestro Fedro nos dé testimonio de cuan impresas quedan hasta la ancianidad las cosas escogidas, que se aprenden en la niñez. Epilog. ad lib. 4.

 Ego quondam legi, quàm puer sentêntiam:
 Palàm mutíre plebéjo perículum est,
 Dum sánitas constábit; pulchrè meminero.

En órden á la traduccion, volvemos á hacer profesion, como la hicimos en la de las epístolas familiares, de no aspirar á otra cosa, sino es á facilitar á los niños la inteligencia de la lengua latina. Una traduccion que no se ciñe á estos términos, pudiera sin duda ser mucho mejor; pero no tan útil para el fin que