Página:Fábulas de Fedro.djvu/75

Esta página ha sido corregida


FÁBULA PRIMERA.
la virtud siempre halla su recompensa.
Un becerro, un leon y un ladron.

Un leon estaba sobre un becerro, al cual habia derribado; sobrevino un ladron pidiendo parte de la presa: daríatela; dijo el leon, si no acostumbraras tomártela tú, y dió de mano al malvado. La casualidad condujo al mismo sitio á un caminante hombre de bien, el cual, vista la fiera, volvió pie atras. Entonces el leon apacible, le dice: no tienes que temer: toma sin susto la parte que se debe á tu modestia. Luego, dividido en partes el becerro, se retiró á las selvas, para dar al hombre lugar de coger la suya.

Ejemplo verdaderamente grande y digno de alabanza; pero siempre será rica la codicia, y pobre el encogimiento.


Tergore, es tergus, oris, que significa propiamente el cuerpo ó piel, que cae sobre la espalda. Aquí per synedochem se toma por el becerro.