Página:Fábulas de Fedro.djvu/43

Esta página ha sido corregida


Virtute se toma aquí por la fuerza; y sapièntia por astucia ó sagacidad.

FÁBULA XIV.


es muy falible la opinion del vulgo.


El zapátero médico.

Un mal zapatero consumido de pobreza, habiendo comenzado á ejercitar la medicina en otro lugar estraño, y vender un contraveneno supuesto, adquirió fama con su artificiosa verbosidad. Aquí, hallándose el rey de aquella ciudad, postrado de una grave dolencia, para experimentar su pericia, pidió un vaso: despues echada agua en él, fingiendo que mezclaba tósigo con aquel su antídoto, le mandó, que lo bebiese, ofreciéndole premio si lo hacia. El entonces por temor de la muerte confesó de plano, que se habia hecho médico famoso, no por su perecia en el arte, sino por la fátua credulidad del vulgo. El rey, habiendo convocado al pueblo, dijo: ¿Qué locura pensais ser la vuestra, que no dudais fiar vuestras vidas de un hombre, á quien nadie fió el calzado de sus pies?.

Yo diria, y con verdad, que este cuento