Página:Fábulas de Fedro.djvu/35

Esta página ha sido corregida


Un lobo acusaba á la zorra de un hurto, negaba ella ser capaz de semejante delito. Sentóse en medio como juez un mono. Habiendo los litigantes hecho sus alegatos, se dice, que el mono pronunció esta sentencia: No consta, lobo, que tú hayas perdido lo que pides; y creo que tú, zorra, has hurtado lo que astutamente niegas.



pie; mas los jueces daban sentados la sentencia. Y de aquí nace, que sedêre in aliquem es ser juez de alguno. Cicer, pro Cluent. c. 38. Sedistîne judex in C. Fabricium?

FÁBULA XI.


cobarde y fanfarron, digno de risa.


Un borrico y un leon cazando.

El cobarde fanfarron deslumbra á los que no le conocen, y es la risa de los que saben quien es.

Queriendo un leon cazar en compañía de un asnillo, le ocultó entre unas matas, y jun-