Página:Fábulas de Fedro.djvu/145

Esta página ha sido corregida


pacible á una lechuza, acostumbrada á buscar de noche su alimento y dormir entre dia en el hueco de un árbol. Rogóla la lechuza que callase, mas ella empezó á gritar mucho mas alto. Repetida la súplica, se enardeció, mas. La lechuza, como vió que no habia remedio, ni se hacia caso de sus plegarias, usó de este ardid contra la habladora. Ya que no me dejan dormir tus cantinelas, que parecen formadas en la cítara de Apolo, quiero beber el néctar con que poco há me regaló Palas: si no te disgusta, ven bebamos en buena compañía. Ella, que ardia de sed, luego que oyó alabar su voz voló allá exalada; mas la lechuza saliendo de su agugero, persiguió á la cuitada y la mató. Así vino á conceder en su muerte lo que habia negado en vida.



Donavit. Dióle Palas el néctar á la lechuza, porque era ave consagrada á esta diosa; pues la lechuza, porque ve entre las tinieblas, era tenida por el símbolo de la prudencia, y Palas era la diosa de esta virtud.