Página:Fábulas de Fedro.djvu/123

Esta página ha sido corregida


FÁBULA VIII.
¿dónde se hallará un amigo fiel?
sócrates á sus amigos

El nombre del amigo es muy comun; pero la fidelidad es bien rara.

Como hubiese edificado para sí una casa pequeña Sócrates, (cuya muerte no reuso, como consiga su fama, y cedo desde luego á la envidia, con tal que despues de reducido á ceniza me declaren inocente) y dijo no sé quien del pueblo, como suele suceder: ¿Ea posible que un hombre como tú, fabrique una casa tan estrecha? ¡Ojalá, respondió Sócrates, que aun esa la pueda llenar de verdaderos amigos!


veneno que le mandaron tomar. Cayendo despues en cuenta de su delito los atenienses, le erigieron una estatua de bronce.

Invidiæ. Ciceron Tusc. 4. dice: Invidia non in eo qui invidet solùm dicitur, sed etiam in eo, cui invidetur.