Página:Fábulas de Fedro.djvu/117

Esta página ha sido corregida


FÁBULA VI.
el pobre libre es mas feliz que el esclavo rico.
Un perro y un lobo.

Diré brevemente, cuan dulce sea la libertad.

Un lobo transido de hambre se encontró casualmente con un perro bien cebado. Saludándose mútuamente, luego que se pararon, comenzó el lobo: dime por tu vida ¿cómo estás tan lucido, ó con qué alimento has echado tanto cuerpo, cuando yo, que soy mas valiente perezco de hambre? El perro respondió llanamente: tú puedes lograr la misma fortuna, si te atreves á servir á mi amo como yo. ¿En qué? replica el lobo;en ser guarda de la puerta, y defender la casa por la noche de los ladrones, Pues estoy pronto: ahora ando expuesto á las nieves y lluvias, pasando una vida trabajosa en las selvas: ¿cuanta mas cuenta me tiene vivir á sombra de tejado y hartarme de comida, sin tener que hacer? Pues vente conmigo, dijo el perro. Yendo los dos juntos, reparó el lobo, que el cuello del perro estaba pelado del peso de la cadena, y díjole: