Página:Ensayosdecritica00zayauoft.djvu/98

Esta página ha sido corregida


español y de las falsas creencias sobre la misión catequizadora de nuestra raza que aprendían todos los hidalgos castellanos desde los primeros balbuceos de la cuna.

El estado llano era en virtud de lo dicho, quien principalmente hubiera podido fiscalizar los actos del Gobierno, sobre todo en Aragón, Valencia y Cataluña, pues el de Castilla, por su mayor proximidad al poder absorbente de la Realeza y por la afición á las aventuras ultraocéanicas despertadas después del descubrimiento de Colón y de las hazañas de Cortés y de Pizarro, había perdido mucha de la energía de los días de la Edad Media y se había contaminado más que en los otros Reinos del desvanecimiento de las clases nobles, en cuyo sentir éramos los españoles seres de una especie superior á la del resto del linaje humano y que, por nuestras proezas en defensa y propagación de la fe verdadera, habíamos llegado al límite de la perfectibilidad que pueden alcanzar los mortales.