Página:Ensayosdecritica00zayauoft.djvu/55

Esta página ha sido corregida


sólida. El Privado de Luis XIII debe su grandeza á la energía, el de Ana de Austria á la astucia. Más brillante la primera dote que la segunda, acaso no hubiera sido tan útil á Mazarino como ésta. La sombra de un Rey mayor de edad, siquiera sea inepto ó desidioso, presta gran autoridad y firmeza; la cuna de un Monarca y la viudez de una Princesa extranjera no infunden tanto respeto. La Historia nos lo enseña: las minorías de los Reyes suelen ser casi siempre, si no aciagas, turbulentas al menos. Tal fué la de Luis XIV y glorioso por lo mismo el gobierno del despierto Privado de su madre. La calidad de extranjero de Mazarino no dejó de influir por lo demás en la enemiga que le profesaron los Nobles. Si gobernar acertadamente con el beneplácito de la opinión pública es ardua empresa, suben las dificultades de punto cuando la impopularidad aminora los prestigios del gobernante Mazarino llegó á tanto: gobernó á despecho del país y gobernó bien. No cabe hacer de él