Página:Ensayosdecritica00zayauoft.djvu/100

Esta página ha sido corregida


al estilo y leyes de Castilla sin ninguna diferencia, que si V. M. lo alcanza, sera el príncipe más poderoso del mundo. No podía imaginar Olivares que los plebeyos de los Reinos de Levante pudieran tener más tino en el examen de las conveniencias de la Patria que los proceres que pululaban á su alrededor en Palacio y que las gentes humildes de Castilla, sin comprender que si éstas no ponían cual sus vecinas de Aragón el grito en el cielo, era porque arruinadas por la expulsión de los Moriscos, abandonaban el país natal y partían para el Nuevo Mundo en busca de mejor fortuna.

No podía ni quería avenirse Olivares á soportar las moderadas pero valientes propuestas de pueblos industriosos y tenaces que formaban parte de la Monarquía española, y arrastrado por el engreimiento común á todas las gentes de su laya, infirió agravios sobre agravios á la gente del Condado barcelonés y provocó el formidable levantamiento que,