Página:En defensa pròpia (1895).djvu/41

Esta página ha sido corregida


 Si no le parece mal espero contestara dandome el perdon que de V. espera.
 Calle Caretas, n.° 63. 3. 2.ª
 Barcelona
Suprimo la postdata y lo que de mi cuenta había adicionado, dando fin á esta página, para mí la más penosa y amarga de cuantas llevo escritas.

VIII
J. M. J.


En 10 de mayo último, enterado de que, con motivo de las fiestas de San Isidro, habia rebaja de precios en los trenes, salí de La Gleva con intención de pasar á la Corte, sin decirlo á nadie, pasando por Barcelona tan ocultamente como me fué posible. Llegando allí de madrugada, me dirigí á la iglesia de San Ginés, y deseando celebrar la santa Misa en un altar de la Virgen, me tocó la capilla de Nuestra Señora de Valvanera. La imagen representa la misma encontrada en el hueco de un roble, en el que laboraban las abejas. Serena y hermosa llena el tronco del árbol, y de una grieta que á sus pies existe salen y revolotean en todas direcciones bandadas de abejas. No se advierte la amarillez de los panales en aquella colmena del amor de Maria, pero debajo del tronco, entre los cirios de la credencia, brillan las doradas puertas del sagrario, en el que se encierra el panal divino de la Eucaristía, amor de las almas puras. ¡Con qué placer compartia con ellas las gotas de miel antes y después de la misa, en la sagrada comunión! En aquel devoto y rico altar celebré cada dia de los que en Madrid estuve, hallando siempre un consuelo en la triste soledad que me rodeaba.
El dia 20 fui á ver al Marqués de Comillas con la idea de tomarle el pulso respecto de mis deudas, que me había prometido pagar, y sobre todo respecto á mi negra y terrible situación. Reci-