Página:El Domador de Pulgas.djvu/83

Esta página ha sido corregida


el rey se iba para otro país con el dinero del reinado. O resultaba, en un momento débil del gobierno, una pulga que hacía muchas muecas, y ofrecía cosas extraordinarias y le hablaba desde el fondo de su corazón al pueblo y prometía que en sus manos todo sería arreglado. Entonces el rey, que se sentía ya muy debilitado, se llevaba la pulga líder para su casa.

Poco a poco, la pulga salvadora ganaba terreno. En las escuelas lo primero que aprendía el niño, era a deletrear el nombre de aquella famosa pulga. Las pulguitas en el reinado ya no se saludaban en la forma patriarcal antigua, ya no se decían: que hay viejo como te va, y qué tal por tu casa? sino ¡viva el líder! Ya no se decían con que se habían quitado los parásitos intestinales, ningún secretillo casero para el mal de orina, sino: ¡VIVA EL LIDER!

Desde luego, las habilidades del líder pulga, consistían en darle muchísimo dinero al ejército, y como todos los ejércitos están formados de vestidos elegantes, les regalaba ropa nueva, y caballo nuevo. El líder personalmente, se cambiaba de uniforme varias veces al día, pero era muy cuidadoso de limpiar el reino de toda pulga que se iba haciendo famosa.

Cuando hacía falta suprimir una pulguita

102