Página:El Domador de Pulgas.djvu/64

Esta página ha sido corregida


mentos musicales a colación, y ahora es para probar la reacción individual: en las pulgas refinadas, el estimulante trabaja en la misma línea, así también en la pulga, burda que la acentúa en su torpeza. De allí el servicio, que los estimulantes o las enfermedades, le han prestado a las pulgas trasmisoras de la sensibilidad del mundo.

En las pulgas se producían curiosísimos casos, "en aquellos misántropos de soledad beoda":

Una pulga, amigo de la pulga que habla, ya saturada de espíritu de alambique, se levantó una noche, desde luego negra, como las noches de los cuentos, negra y opaca de neblina, los velos que se posan en las cumbres de los países montañosos; la pulga se levantó de su cama, porque no la dejaban dormir unos gatos, que se quejaban como los habitantes de los infiernos en sus orgías amorosas. La pulga al levantarse tomó un rifle y como los gatos eran negros no los pudo ver, entonces desconcertada regresó a su cama y se pegó un balazo.

Otra pulga, ambulaba por las calles de un pueblo polvoroso y sucio, hay pueblos en los cuales la muerte es más fácil porque los ha-

77