Página:El Domador de Pulgas.djvu/59

Esta página ha sido corregida


espíritus charlatanes y bromistas, y lo que tiene que comprender la pulga interrogante, es cuando se trata, de espíritu serio o de espíritu charlatán. Esa reunión de pulgas de ese día fué muy divertida. Ja, ja, espíritus charlatanes, y se reían de todo buen corazón y convicción las pulguillas espiritistas.

Una pulga comerciante en granos, le preguntó a una pulguilla espíritu: ¿Vendo el maíz? El espíritu le contestó: piénselo tres veces al poner la cabeza en la almohada, y después, después, vuelva a pensar. Subió el maíz y la pulga se ganó mucha plata. ¡Ah, el poder de los espíritus!

Pobre domador... que ¡ay! lanzó desde el fondo de su alma, cuando supo que las pulgas ingresaban por correspondencia en unos hospitales invisibles. Ponían el nombre en una carta, y ya estaba la pulga enferma aceptada, y eran tan filantrópicos que no se requería ni respuesta.

Y no se crea que los invisibles eran inefectivos, una pulga tenía una picazón en el recto, y allí le anduvieron invisiblemente.

Otra pulga pulguita, y por dicha que su familia era de afición espirituosa, y creían en el hospital de los invisibles, salió una noche em-

70