Página:El Domador de Pulgas.djvu/56

Esta página ha sido corregida


lusión! Las pulgas empezaban hacia los caminos raros, por tomar unas agüitas claras, que cuanto más débiles eran de ingredientes, mayor poder curativo tenían. ¡Ah! pero dedicarse a la brujería hacerle caso a unas pulgas, de pelo sin peine, de casuchas oscuras, de fogón y de lechuza. Una bruja tenía un esqueleto, que había sacado del cementerio con sus propias manos, y sobre la calavera se paraba un cuervo, siempre salvaje y de pésimo carácter.

Las pulgas más elegantes, iban a esos ranchos en busca de consejos y consuelo, de allí salían con brebajes para darles a las pulgas que amaban. Con raspaduras de cuernos, de animales amantes, y secciones disecadas, de animales amantísimos, decían que se conseguía el re torno de los amores perdidos. Generalmente se necesitaban tres pelos de la pulga infiel; lo cual traía complicaciones cuando la pulga era calva; sin embargo, este caso, era extraño, las pulgas muy calvas, no despertaban amor ni celos.

Las historias de la brujería eran múltiples: una señora pulga, de lo que puede llamarse de buena sociedad, llegó donde una pulga bruja, con la panza muy grande y moviéndosele, la pulga bruja tenía algo de comadre y le sacó,

67