Página:El Domador de Pulgas.djvu/55

Esta página ha sido corregida


se marcaba más en el domador la fisonomía de un Cristo, él no sudaba sangre, pero se la sacaban. Indudablemente la gran afición a Jesús del género humano se debe, a que cada hombre lleva dentro del cuerpo un redentor, se entiende, cada uno un redentor a su manera, bien puede serse un redentor fracasado, ya que redimir o por lo menos ser un redentor completo, lleva en sí el costo de la vida. Las pulgas llegaron a tal extremo en eso de redimir, que hasta hubo pulgas que se quitaban por su mano la vida, para redimirse.

¡Pobre domador! El que había tratado de imprimirle a sus pulgas un sentimiento cristiano, fué sabiendo que se dividían en grupos: unas le daban todo el valor al cuerpo; y llegaron a creer las pulgas que eran trasmigradas de otros animales, había pulgas, que según ellas, en otras vidas andaban de perros. Lo que más confirmaba su teoría, era el parecido que las pulgas se encontraban con otros animales, unas parecían cerdos, otras gatos, otras pájaros, pero casi toda pulga tenía la apariencia de un animal con sus sentimientos; los felinos y aves de rapiña, era el parecido más común dentro del mundo de las pulgas.

¡Ah! pero dedicarse a la brujería ¡qué desi-

66