Página:El Domador de Pulgas.djvu/52

Esta página ha sido corregida


donde la bondad y sintió hondo por las pulguitas de alma tan buena, tan vejadas. Metiéndose por ganar el sustento con pulgones asquerosos y municipales, ventrudos, de cadena gruesa y reloj de traba. Con la terrible limitación del amor porque se es puta, y con la terrible maldición de las gentes buenas, de estar criando una hija en el mismo molde vital de la madre.

Y como la poesía y la filosofía se necesitan todo el tiempo, dijo la pulga filósofo: "un pensamiento así como la vista fija en un barco que se va, un punto que se nos hace inmenso porque lleva algo que es parte de nuestro amable entendimiento, silencio y pensar en la mendiga andrajosa, que busca las cáscaras de los basureros, de llagas sin perro; que tiende inútilmente las manos porque cuando tuvo juventud y cuerpo sano se prodigaba, había de podrirse dentro de su miseria, porque estaba marcada con el sello indeleble de la prostitución".

62