Página:El Domador de Pulgas.djvu/43

Esta página ha sido corregida


pirítu con pensamiento. Llega a ser una triste solución que mengua la esperanza.

Las pulgas comprendieron, era muy de su costumbre eso de comprender.

Y las pulgas usaban su tiempo con perfecto egoísmo, porque decían que el tiempo no se repone; la más cruel de todas las marchas. Después de cierta edad, lo importante era economizar el tiempo, y ellas creían que debía conseguirse eso, seleccionando terriblemente las compañías. Las pulgas delineaban a las personas con una aguda exactitud. A las compañías que no daban intercambio de ideas, o que siempre estaban diametralmente opuestas con los temas, las rechazaban con llana firmeza. Lo mismo que a las pulgas de hablar hueco y de perpetuo acuerdo.

Después de la reunión en el café, las pulgas se fueron con vestido y con alma de calle, a la calle.

52