Página:El Domador de Pulgas.djvu/40

Esta página ha sido corregida


Las pulgas los días anteriores habían estado hablando sobre el amor, porque decía una pulga, que siempre se dicen cosas bien sobre las cosas hipotéticas, siendo el mayor principio de estética la duda, por eso el inmenso tamaño de la muerte. Tal vez las pulgas sabían lo que era la muerte, tal vez todo el universo lo sabe al llevarla sobre el cuerpo; pero la humanidad de las pulgas había creado la duda, algo para después, algo que durante las horas del miedo y las necesidades, les hacía dar a lo desconocido un grito de auxilio, que generalmente se queda solo, pero la necesidad de la duda es imperiosa. Dentro del pensamiento de la pulga, la muerte era la necesidad de vivir; en los otros otros animales, la muerte es la muerte.

Las pulgas creían en el aspecto de las cosas, porque cultivaban la pintura, y hasta habían llegado a la deformación exterior para la formación interior, y se vestían de acuerdo con las conversaciones. Aquel día se vistieron de túnica y coturno.

La pulga vieja.—El amor nos aleja de los animales, el amor es como la pasión con sombrero.

La pulga joven.—El amor ha venido a complicar la existencia, cuánto más felices los ani-

49