Página:El Domador de Pulgas.djvu/24

Esta página ha sido corregida


bían multiplicarse las familias, así las pulgas hijos tuvieran que morirse de hambre. Y los médicos le dijeron a una pulga: “señora, si usted tiene un hijo hay que rajarle la barriga". Ella era creyente y se la rajaron.

Se fundó un control, del nacimiento, amor y muerte que las pulgas mortales aceptaron, de pulgas humanas, como ellas, pero que eran representantes de los poderes celestiales. Y ofrecían en nombre del Creador General, el cielo, que era un lugar a donde se llegaba con alas. Tal vez como los médicos tenían que ver, con dejar la tierra, y no con el pasaporte divino, nació la unión de los templos con las medicinas de patente.

Los señores pulgas que cuidaban las enfermedades, sufrían su descontento, porque tenían competidores que hacían milagros, eso le restaba mérito a la ciencia. También dentro de los doctores se crearon muchas envidias. La envidia era entre las pulgas una cosa como menospreciar a la pulga eficiente para no tener que compararse con ella.

Se fundaron los hospitales pero las pulgas no gustaban de las pulguitas de hábito, y de gorro planchado con goma. Porque las pulguitas de hábito en nombre de Dios y lo peor,

28