Página:El Domador de Pulgas.djvu/18

Esta página ha sido corregida


trillos, comenzaron a sacarle a la tierra gavillas y mazorcas. Todo parecía ir bien y se crearía un intercambio de energías sociales. No se usaría la moneda sino medida de energías. Las pulgas iban muy lejos.

Pero, el problema moral se complicó mucho, el amor trastornó el campo: a una pulga hijo llegaron a decirle que su mama se había ido con un pulgón sano y fuerte de la colonia, el mismo pulgón que usaba un pañuelo de seda al cuello, lo cual era bastante para que nadie se le resistiera. El hijo pensó: mi mamá no puede ser puta (era gente de pensamiento simple) y se trajo a la mama. El pulgón padre y esposo, estaba herido en su moral, y por la opinión del pueblo, pero debajo de una chayotera, aceptó la vuelta de la pulga pródiga, aún sin honor, por la adjudicación de los bienes, que ya la pulga ingrata había amasado con su trabajo.

También se vió un caso feo, asuntos de familia, cosa íntima feísima: un pulgón zángano perseguía a una hermana por el cafetal, ella huía, y como sufrir mata, aún a las gentes humildes, la pulguita se murió, y entonces él, infería cuchilladas a las pulgas que venían a manifestar su duelo, y a la vela nocturna.

20