Página:El Domador de Pulgas.djvu/12

Esta página ha sido corregida




DOS GOTAS DE SUDOR


E

N la frente del domador se cristalizaron dos gotas de sudor, él se las enjugó con la manga, manchada de los puntos, residuo de las pulgas. Aquellos puntos, probablemente serían suspensivos de una futura generación. La frente del domador ya era rugosa como las montañas; las ideas fijas, son movimientos sísmicos que arrugan las frentes y surcan de anillos los ojos; como las piedras que caen en los lagos. En círculos concéntricos nos vamos devolviendo a lo que es nada.

El domador de pulgas se dio cuenta, de que lo que hace falta en la vida, es solamente un impulso inicial. Ya sus pulgas no iban siendo los animalitos saltones, de patas traseras casi aladas, sus pulgas, se estaban dividiendo:

13