Página:El Domador de Pulgas.djvu/108

Esta página ha sido corregida


siempre tendrán el mismo cuydado de no ser vistas, no solo de varón, pero ni de las hembras, que dormirán con ellas, sino solo lo que no se puede excusar, que son pies, manos, y cara, supuesto que tuviesse, como es razón, las camisas largas hasta el tobillo, y llevándolas arriba en el pescuezo, y abertura del pecho bien cerradas, y atadas, teniendo cuydado quando se desnudaren, y a la tarde, o a la mañana se vistieren, estén cerradas las puertas, y ventanas, y si acaso alguna vez querrán reconocer las pulgas de la camisa, reconocerán primero bien todos los agujeros que puede haver, hasta el de la llave, o cerradura, y no se ponga en derecho de alguna puerta o ventana, por bien cerrada que sea; y mejor sería no hiciessen, exercicios en esa forma sino quando muden de camisa, entonces espulgan la que dexaren, porque siempre corren peligro de ser vistas, y codiciadas, como sucedió a Susana, y a Bersabe, que pensaban poco ser vistas en el baño, de donde sucedieron a Susana, los peligros en que se vió de su honra, y vida, y a Bersabe su adulterio, y muerte de su marido Urias no olvidándome de la Caba de nuestra España.

No se enrizarán, o cresparán sus cabellos,

132