Abrir menú principal

Página:Don Sancho Garcia conde de Castilla.djvu/48

Esta página ha sido validada
(XLVI)

 las altas prendas con que sabio vive.
 Yo solo he cultivado la semilla,
 que el cielo derramó sobre Castilla.
Alm. Mi marcha he de empezar.
Sanch. ¿Quándo?
Alm. Mañana.
 Y dispone tu madre y soberana
 se celebre la tregua concluida
 por víspera felíz de mi partida.
 Convidando al banquete a su grandeza
 me obsequia con primor y con nobleza.
 Conoce el interés de mi alianza
 y fundando en las paces su esperanza,
 con Córdoba á Castilla ha reunido.
 Tú, Sancho, por los Cielos escogido
 para ocupar el trozo castellano,
 tu tierna mano enlaza con mi mano, dándole
 y ofrece mantener..... la mano.
Sanch. Yo te prometo
 que será tu amistad mi digno
 Mientras convenga al bien del pueblo mio,
 la guardaré con fe; pero con brío
 la romperé, si veo no conviene.
 Yá ves que el Cielo confiado tiene
 la suerte de su pueblo al Soberano;
 y que éste ni de humilde, ni de ufano
 no debe mantener la paz, ni guerra,
 si el bien del pueblo su tenor no encierra.
Alm. Me importa mucho el lazo tan estrecho
 de Córdoba y Castilla. De tu pecho
 lo mismo espero. Al puesto señalado
 vamos. En él dispone justo el hado

se