Abrir menú principal

Página:Don Sancho Garcia conde de Castilla.djvu/35

Esta página ha sido validada
(XXXIII)

 no como corto regular se debe;
 pues trahe una horrorosa consecuencia
 (cuando llegue á mandar) su negligencia.
 Tomé temblando cargo tan precioso:
 sigo con celo; acabaré gustoso.
 No creas que yo ceda de mi parte
 por mantenerte grato y adularte.
 Mal tu tierno cariño pagaria,
 si excusára tus faltas, ó Garcia!
Sanch. Pues de dónde procede la tibieza
 que en mi madre......
Gonz. Tal vez es tu terneza
 quien te la representa, sin que sea
 tal como la fingió tu tierna idea.
Sanch. No, no, que el pecho me lo dice.
 Ay madre!

SCENA V.

Los de la anterior, la Condesa, Doña Elvira,

Damas, y Guardias.

Sanch. Aquí está Sancho el infelice.
 La Condesa.
 En vano, Elvira, quise no mirarle: (á Elvira.
 mi corazon me arrastra por hablarle.
 Hijo querido! infante! Mi Garcia,
 llega á mis brazos, llega.
Sanch. Madre mía!
 dexa bañar tus plantas con mi llanto:
 Se arroja á los pies de su madre.
 dexa que desahogue mi quebranto
 en la ternura de tu amor materno,

en
E2