Abrir menú principal

Página:Don Sancho Garcia conde de Castilla.djvu/23

Esta página ha sido validada
(XXI)

 mas la veía mientras más hablaba.
 La verdad contra el riesgo me alentaba;
 si ésta te ofende, tu desgracia siento;
 obedezco, mi Rey, de tí me ausento,

SCENA II.

Alma. solo.De qué sirve vasallo que no adula
 De qué sirve ser Rey, si se le anula,
 por rígidos consejos de un anciano,
 el despotismo, que hace al Soberano?

SCENA III.
Almanzor, y la Condesa.

Alma. En tu semblante hermoso, aunque tan triste,
 ya conozco, Señora, que leíste
 aquel papel que mis designios muestra.
 Alek también, aunque su voz siniestra
 solo me vaticina culpa o muerte,
 me ha dicho que te ha visto: he de deberte
 fineza tal, que si parece odiosa
 a tus ojos por madre, es más gloriosa
 mirada como Reina, á quien se humilla
 con el noble Condado de Castilla
 el cordobés Imperio. Lo presento
 á tus plantas en prueba y monumento
 de que sabe Almanzor agradecido
 premiar el beneficio recibido.
 Bien sé que en la pueril ternura amante
 cuesta resolución tan arrogante;
 pero espero, que ya considerado
 el gran valor de la razón de estado,
 habras juzgado acción menos impia

sa-