Abrir menú principal

Página:Don Sancho Garcia conde de Castilla.djvu/15

Esta página ha sido validada
(XIII)

 á su madre tributa Don García
 su obsequio, en tantos modos merecido
 por madre y Soberana. No es debido
 el embarazo que á su anhelo pones.
Elv. Yo tengo, Don Gonzalo, mis razones.
Sanch. No las puedes tener.
Elv. Mi soberano
 eres, Don Sancho, y dueño tan humano,
 que audacia altiva mi rigor parece,
 y que por tanto tu furor merece.
 Pero tu madre y mi señora......
Sanch. Aleve!
 Qué es lo que el labio a pronunciar se atreve?
 Mi madre acaso puede haber mandado
 que el paso impidas a su hijo amado?
 Elvira, no lo creo: está mi pecho
 del amor de mi madre satisfecho.
Elv. Yo no tengo más causas que exponerte
 que la de la obediencia; y es tan fuerte,
 que ella me hará sufrir cuanto castigo
 invente airado tu rigor conmigo.
Gonz. Señor, pues Doña Elvira se mantiene
 en observar las órdenes que tiene,
 y en no explicarlas, como injusto fuera
 obligarla a decirlas, ven, y espera
 á más tarde; vendrás, y así, García,
 podrás dejarte de la tiranía.
 mal dixe, la dureza con que quiso
 no verte, como sueles. Ya es preciso
 dejar para otro lance tu demanda.
Sanch. Tú me persuades, y mi madre manda.
 Obedezco y venéro, como es justo;

pe-