Página:DiccionarioJeograficodeChileRisopatron.pdf/23

Esta página ha sido corregida
DICCIONARIO JEOGRAFICO DE CHILE

cipio, pero se reduce mas tarde a una faja angosta, que desaparece un poco ántes de llegar al río Maule, al N del cual se presenta otra faja de la misma constitucion, que sigue el eje de la cordillera de La Costa i se divide al N del Mataquito en dos ramas; una que se dirije al N i NE i desaparece cerca del valle del Tinguiririca i la otra se inclina algo hácia el W, para llegar hasta San Pedro de Alcántara; se deja ver después entre Algarrobo i Tunquen, entre Quipué i el portezuelo de San Pedro i entre Guanta i la quebrada de Pucalume (29° 50’).

Se encuentra una faja mui angosta de labradorita entre el mar i el pié de la cordillera de La Costa, en el trecho comprendido entre Caldera i el morro Jorjillo i otra faja o fajas de bastante anchura, de distintas variedades de la familia granítica, un poco mas al naciente, desde Carrizal, que pasa por Copiapó, Chañaral, Taltal, cerro del Coloso, Antofagasta, punta Angamos, Tocopìlla i Cobija, la que contiene importantes minerales de cobre.

En varias partes de la costa se hallan capas mas o ménos horizontales o suavemente inclinadas de la edad del cretáceo superior i la formacion terciaria, compuesta de areniscas, conglomerados i arcillas, se e stiende a lo largo del pié W de la cordillera de La Costa, desde las islas Guafo i Chiloé, con algunas interrupciones hasta Taltal; en Arauco i Concepcion contiene capas de lignitas calculadas en 400 o 500 m de espesor, a unos pocos centenares de metros de altitud , que se esplotan i que se internan por las quebradas, hasta el valle longitudinal i en el S por Puerto Monnt, Las rocas calcáreas se presentan por primera vez, en el paralelo 34°, sobre la alta cordillera, junto con las pizarras margas i areniscas cuarzosas, acompañan la formacion porfírítica hasta el desierto de Atacama, forman la cordillera de Los Andes, desaparecen algunas veces i se encuentran en otras, en varias fajas paralelas.

En los alrededores de Santiago, la formacion mesozóica toma mucha anchura i se estiende desde la cumbre de la cordillera hasta mas al W del valle lonjitudinal; después de una interrupción por rocas graníticas, se encuentra otra vez en La Calera i en El Melon, proporciona cal para las caleras i pizarras para la fabricacion de cemento romano i limita el valle lonjitudinal por el lado E, en Vallenar.

Las rocas calcáreas aparecen sobre el llano desde el cerro de La Jaula, las que avanzan hácia el N, toman mucha potencia, llegan a su mayor espesor en Chañarcillo i en el valle de Copiapó, pasan por el mineral de Ladrillos i con interrupciones llegan al mineral de Tres Puntas, al N del cual se acercan siempre a la costa, aunque en trozos aislados, como en el cerro de Santo Domingo (26° 26’) i en los minerales de La Florida i Esmeralda; una faja se estiende hasta un poco al S de Taltal i se hunde en el mar, pero se encuentran trozos de la misma formacion, encerrados entre rocas granitoídeas, un poco mas arriba de la aguada del Leoncito, al E de Taltal, en la falda E del cerro Coloso i otro cerca de Quillagua (21° 39’).

Las rocas volcánicas son, en su mayor parte, de composición tranquítica, aunque se encuentran tambien de composicion porfiriítica-aujítica i se presentan en distintas forma: a) De grandes dikes de retinita i de obsidiana, como ocurre entre la laguna de Mondaca i el cerro Azul (35° 40’) i al pié de las sierras del Relincho i de Las Pailas (25° 12’); b) En forma de estensos bancos o capas superficiales, como las que se hallan al pié de las cordilleras de Domeyko i Varas (24° 50’) i en capas mui potentes en las cabeceras del rio Salado, afluente de Loa; c) En forma de cerros macizos, sin señales de cratéres o de corrientes de lavas, como en los cerros Blanco (28° 02’) i Carrizalillo (27° 35?), en la hoya del Copiapó, en los cerros del Guanaco (25° 49’), La Pólvora, sierra Overa, cerro Ballena (25° 17’) etc, i los cerros tranquíticos de El Soldado (24° 49’), El Toro (25° 04’) etc; d) En forma de verdaderos cráteres volcánicos jeneralmente acompañados por escorias i corrientes de lava, que parecen representar las mas modernas manifestaciones de la actividad volcánica, como el volcán Burney (52° 19’), el Huequi (42° 21’) el Calbuco i el Osorno a orillas del lago de Llanquihue, el Villarrica (39° 25’), el Llaima (38° 42’), el Chillan (36° 53’) i el Tinguiririca (34° 49’), todos en la parte W de la alta cordillera i el Lanin (39° 37’), Peteroa (35° 16’), Maipo (34° 10’), San José (33° 48’) i Tupungatito (33° 24’) en la línea de vertientes de la misma; faltan en un trecho de 6 grados jeográficos, hasta los 27° 18’, donde encontraremos el cerro Azufre o Copiapó i un número estraordinario de crátéres, de todos tamaños, en la puna de Atacama, desde los jigantes de 6 000 m de altitud, con 1 kilómetro i mas de diámetro, hasta los conos insignificantes que no llegan a levantarse 50 m sobre su base. Se admiran después los volcanes de Putana (22° 34’), San Pedro (21° 53’) , Oyahue (21° 18’), Olca (20° 57’), Irruputuncu (20° 44’), Isluga (19° 10’), Guallatiri (18° 25’) i Tacora (17° 43’), alrededor de todos los cuales i como últimas manifestaciones de actividad, se encuentran solfataras i fuentes termales, en considerable número; i e) Se halla, en fin, material volcánico, en forma de capas de cenizas i conglomerados, que alternan a veces con capas de acarreo, no solamente en La
— XIX —