Página:Daany Beédxe.djvu/94

Esta página ha sido corregida


todos los seres humanos tienen la fuerza espiritual, el dominio de su voluntad y el valor de encarar la vida y la muerte de esta manera. Por ello existen cuatro lugares para los muertos, según hayan vivido. El más importante es "La Casa del Sol", que está destinada para aquellos hombres que lucharon por la trascendencia del "Ser"; para los Guerreros de la Batalla Florida, los que lograron florecer su corazón a base de "flor y canto".

El segundo lugar, es donde está "El Árbol Nodriza". Ahí van los niños muertos, quienes se alimentan de un bello y frondoso árbol, de cuyas ramas emanan gotitas de leche; estos niños volverán al mundo, para poblarlo cuando se destruya el Quinto Sol.

El tercer lugar, es "La Casa de la Divinidad del Agua", lugar al que llegan los que mueren por un rayo, ahogados, leprosos y los que su muerte este asociada con el agua. "La Casa de la Divinidad del Agua" es también la mansión de la luna, en ella existen condiciones ideales, un lugar fresco y agradable, es un paraíso.

Finalmente existe un lugar para quienes no alcanzaron la muerte luminosa del guerrero, ni la muerte tierna del niño, ni la muerte asociada con el agua. Lugar en verdad terrible dijo, Relámpago de la Noche porque significa la nada, la muerte estéril producto de una vida estéril, la muerte sin consecuencias y sin trascendencia; la muerte, para nada. Este es, "El Lugar de los Muertos" y está gobernado por El Señor de la Muerte y La Señora de la Muerte; los que mueren producto de una vida estéril y vacía, tendrán que hacer un largo, penoso y sufrido viaje; para al final, después de cuatro años de sacrificios, se conviertan en...¡nada!"

Águila Nocturna de regreso a su pueblo, caminó todo un día sumido en sus pensamientos. Entendía que solo la conciencia de nuestra propia muerte, nos libera de las cadenas de nuestra estupidez. Entendía que la muerte es vida, y comprendía entonces muchos rituales, símbolos y costumbres que Los Viejos Abuelos nos habían dejado, para que no olvidáramos esta maravillosa verdad. Como una señal de afirmación y por acuerdo del "Por quien se vive", el sol

94