Página:Daany Beédxe.djvu/83

Esta página ha sido corregida


saber, que todo lo que nos legaron nuestros sabios antepasados en nuestra religión, en las costumbres, leyendas y en todo lo que conforma nuestra existencia; se pude sintetizar en la posibilidad que el ser humano tiene, de liberar su energía espiritual de su materia, condenada a la inercia de la corrupción y muerte.

Esa es la maravilla y el prodigio de ser hombre y estar vivo. Esto se logra a través de toda una vida de sacrificios y llena de sabiduría y virtud. El hombre está compuesto de dos energías opuestas y al mismo tiempo complementarais. La materia y el espíritu se requieren la una de la otra. El desafío es la búsqueda del equilibrio; la purificación de la materia, con el fuego cósmico del sacrificio, que libera a el espíritu de la muerte terrenal.

Así, la vida es la oportunidad, que el hombre tiene de trascender la existencia. Es la búsqueda de un estadio más elevado de su energía espiritual. Trascender la muerte de la materia, en la búsqueda de la vida eterna del espíritu. Milenaria aspiración de los seres humanos en la tierra."

Águila Nocturna preguntó al sumo sacerdote, el por qué se mantenían estos conocimientos lejos de los hombres del pueblo. Por qué, solamente se conocía las formas externas de la religión.

Relámpago de la Noche guardó silencio un tiempo, como para pensar las palabras exactas, que explicaran la milenaria tradición.

—El campesino cuando cosecha el maíz, guarda los mejores granos para el nuevo ciclo. Esos granos, los mejores, serán usados como semillas para la nueva siembra, y de esta manera se conserva el maíz entre los hombres.

De igual manera, no todos los hombres se convertirán en semillas de un nuevo ciclo. Para los hombres comunes los viejos abuelos nos dejaron una religión, normas y conocimientos, que propician la armonía y el bienestar de la comunidad.

83