Página:Daany Beédxe.djvu/81

Esta página ha sido corregida


Prevalecen otros conceptos básicos de la religión, como el de la existencia de trece espacios míticos de la tierra hasta lo más alto del cielo. La superficie de la tierra simbolizado por un inmenso caimán. Y el inframundo constituido de nueve espacios. Un lugar que es el origen, la "casa original". Un paraíso que tiene relación con el Señor del Agua y el lugar que representa la máxima aspiración humana. "La casa del Sol", el lugar en donde no se sufre, ni se muere; La casa del Señor que se inventa así mismo, El Invisible, El Impalpable, El Dador de la Vida...simbolizado por "El Sol" y que a su vez es representado simbólicamente por una Águila.

Sin embargo, la piedra fundamental en la que está construida la religión de los antepasados, se encuentra en las dos figuras claves: El Señor del Agua y El Señor Viento, que es también representado como La Serpiente Emplumada.

La "divinidad del agua" es una forma de representar el fenómeno de la vida. La "divinidad del viento" es una manera de simbolizar a la sabiduría humana. De esta manera, la vida es precedida, del soplo de la conciencia, que da la sabiduría; como la lluvia fecundadora de la tierra, es precedida por los vientos que la anuncian.

Los Viejos Abuelos tenían dos grandes líneas de conocimiento. Una era masculina: exacta, perfecta, inmutable...la mecánica celeste. La otra era femenina: bondadosa, caprichosa, sustentadora... La naturaleza. De la observación atenta del cielo y la naturaleza, a lo largo de cientos de atados de años, lograron conocer sus secretos y misterios.

Por esto lograron saber los Viejos Abuelos, que el universo está constituido por solo dos clases de energía. De ahí que en toda la religión y la vida social, siempre lo representan. Este par de energías es opuesto, pero al mismo tiempo se complementan, formando la unidad.

81