Página:Daany Beédxe.djvu/76

Esta página ha sido corregida


con ustedes mismos y con la comunidad, para que puedan acceder a ellos.

Primero que nada, quiero decirles que solo existe una fuerza superior, creadora de todo cuanto existe en el universo. Que en el mundo existen fuerzas desconocidas o sin posibilidad de entender, a las que llamamos divinidades. Que estas fuerzas interactúan, positiva y negativamente con nosotros; como también nosotros interactuamos con otras fuerzas mucho menores.

Todo lo que aprendieron hasta ahora, es tan solo la mitad de lo que necesitan conocer. Como esa espléndida luna, que hoy me ayuda a explicarles este misterio; todo tiene una parte luminosa y otra oscura; todo va cambiando, la luz y la sombra. En el mundo todo es movimiento y está compuesto de pares opuestos y al mismo tiempo complementario. La piedra bruta se esculpe con la fuerza del trabajo. Tendrán que aprender a esforzarse más allá de lo que creen poder dar. Su esfuerzo inflexible y tenaz los hará florecer.

Las jornadas de estudio eran intensas. Los maestros y los sacerdotes, apenas le dejaban tiempo a Serpiente de Fuego y los tres aspirantes, para trabajar en la reflexión y recapitulación de lo aprendido. Sin embargo Águila Nocturna se encontraba en su plenitud. El equipo de trabajo que se había integrado con sus tres compañeros y el tutor, representaba para él, mayores posibilidades de aprender. Entendió entonces, por qué Serpiente de Fuego les dijo que formarían "Cinco Flor".

—Todo cuanto existe en el mundo de los Viejos Abuelos, está constituido de cinco partes comenzó diciendo Serpiente de Fuego, en una de las sesiones de estudio. Cinco son las direcciones del mundo y la vida. En esta tierra y en esta vida, el ser humano puede ir al Norte o al Sur, al Oriente o al Poniente y desde luego, puede elevarse o hundirse. El cinco es el punto del equilibrio.

Por esto, —añadió el maestro— los Viejos Abuelos nos dejaron dicho a través de la Toltecáyotl, que una de las representaciones de la

76