Página:Daany Beédxe.djvu/74

Esta página ha sido corregida


opuesta y complementaria, la energía espiritual, está representada en "la Divinidad del Viento", en tanto que representa el soplo divino; es el que le otorga la conciencia a la energía lumínica, produciendo el fenómeno de la “vida" tal y como lo entendemos los seres humanos.

De esta manera la Divinidad de la Lluvia y la Divinidad del Viento, serán en la religión de los Viejos Abuelos, el par complementario y al mismo tiempo los opuestos que crean todo cuanto nos rodea. Generadores del maravilloso fenómeno de la vida, en todas sus expresiones imaginables en la tierra.

Como toda la sabiduría de los Viejos Abuelos, ellos la supieron adaptar a la naturaleza. De modo que siendo atento observador, el ser humano encontraba en la naturaleza a la maestra ejemplar y perfecta. Así la lluvia es siempre precedida y anunciada, por el viento. De la misma manera que la vida, es precedida del soplo divino que le da la conciencia.

El objetivo de la vida, es llegar a la trascendencia espiritual de la existencia. La Divinidad del Viento tiene una importancia suprema en la religión y en la vida del pueblo. La propia institución La Casa de la Medida está bajo su protección. La Divinidad del Viento tiene otra advocación, es conocido también como “La Serpiente Emplumada". La sabiduría misma de los Viejos Abuelos, está representada por "La Serpiente Emplumada", pues no solamente posibilitó la creación de los hombres de este Quinto Sol en el que vivimos y le dio su alimento, sino es quien le ha dado a la humanidad, todos los conocimientos que hacen posible su existencia. Este fue uno de los conocimientos que más cimbró a Águila Nocturna; pues por una parte, entendió la forma de ser y sentir de su pueblo que es, total y absolutamente ESPIRITUAL; y por otra, entendió por qué en todas partes de su pueblo está representada la figura de La Serpiente Emplumada; lo mismo en los sencillos bordados de las prendas de vestir, que en los libros de "la tinta negra y roja", o en las impresionantes esculturas y bellos grabados en piedra, de los edificios públicos.

74