Página:Daany Beédxe.djvu/71

Esta página ha sido corregida


La vida en La Casa de la Medida era muy intensa y llena de obligaciones. Los sacerdotes y maestros eran más exigentes y rigurosos, que en La Casa de los Jóvenes. Los conocimientos que aquí se impartían, en principio versaban sobre lo aprendido en “La Casa de los Jóvenes", la diferencia es que en la nueva institución, a los jóvenes se les enseñaba con mayor profundidad y de manera más personalizada.

Los sacerdotes profundizaban sobre el sentido filosófico de la religión y sobre entendían que el rito, ya lo habían aprendido en La Casa de los Jóvenes. En una de las primeras sesiones de enseñanza Viento del Norte, el Supremo Sacerdote les habló así a los jóvenes:

—Es nuestro deber enseñarles a ustedes los augustos misterios de nuestra religión. Todo en el mundo tiene "forma y fondo". Todo está compuesto de una parte visible y otra parte invisible. La unidad está formada de un par complementario y opuesto. Así tenemos; el día y la noche, lo frío y lo caliente, lo positivo y lo negativo... la vida y la muerte. Los Viejos Abuelos hace muchos atados de años, que hoy ya nadie puede recordar. Nos legaron nuestra religión. Patrimonio espiritual del pueblo. Instrumento que nos da equilibrio y guía, para hacer nuestro paso por la tierra más positivo y trascendente.

Nuestra religión guarda en su profundo seno, inconmensurables verdades y maravillosas normas de conducta, que le permiten al pueblo vivir en armonía y equilibrio, primero consigo mismo, después con los demás seres vivos del mundo, sean estos: astros, montañas, personas, animales, árboles o insectos. Porque para los Viejos Abuelos, todos los seres vivos del mundo somos iguales en tanto que: estamos vivos, sentimos y nos vamos a morir. De modo que nuestra religión es el camino donde el espíritu encuentra el medio para su expresión y el pueblo el punto de comunión, de la aspiración más genuina de su existencia. La religión es el legado de sabiduría de los Viejos Abuelos para el pueblo. Por ello los Viejos Abuelos nos dejaron los conocimientos entre los ritos y las historias, entre las divinidades y las parábolas. El conocimiento dado de una manera sencilla y

71