Página:Daany Beédxe.djvu/64

Esta página ha sido corregida


los dos y en tres ocasiones como lo marcaba la costumbre, lograron convencer a la familia de la joven, dejando en cada ocasión regalos y ofrendas a la familia. En la tercera visita los padres de Paloma Pequeña concertaron la boda, se consultó a los hombres de los libros y la tinta negra y roja y fijaron la fecha del matrimonio.

Esa mañana todos los parientes de los novios se reunieron a desayunar en la casa del novio. Posteriormente y en procesión todos se dirigieron al templo a pedirle al “Dueño del cerca y del junto”, ventura de la pareja. Al término de la ceremonia, los jóvenes y sus parientes se dirigieron a la casa de los padres de Paloma Pequeña. La procesión la abrían los músicos con sus ocarinas, flautas, caracoles y tambores, que hacían sonora y armoniosa notificación por las calles del pueblo del paso de los recién casados. En la casa de la novia los familiares y amigos habían instalado en el patio de la casa, unas amplias enramadas, en donde había petates para todos los invitados. La única habitación de la casa estaba perfectamente limpia y encalada. Se instaló un altar con los Dioses familiares, toda la casa estaba adornada con aromáticas flores. En medio de la habitación se puso un petate, en sus costados dos floreros y dos incensarios que quemaban oloroso copal.

Entonces los novios se hincaron en el petate, los padrinos de los novios ataron el manto del joven con el huipil de la novia y los unieron con un cordel de bellas flores. Los parientes se formaron en parejas a la entrada de la habitación e iban pasando de dos en dos; se paraban de frente ante los novios y poniendo su mano derecha en Venado de la Aurora y la izquierda en Paloma Pequeña, improvisaban bellísimos y sabios consejos para su vida futura. Cada quién decía lo que sentía y recomendaba lo que mejor le parecía. Entonces la habitación se saturó de incienso, amor y sabiduría.

Al término de esta ceremonia se pasó a bailar los regalos, que antes habían sido expuestos en amplios petates. Los regalos de los parientes de la novia, tenían atada una flor blanca y los del novio llevaban una pequeña flecha. Primero empezaron a bailar los novios, después los padrinos, con un metate los padrinos de la novia y con un

64